Línea de productos
Productos

Los componentes WEH® H2 conquistan la técnica de transporte

Vehículos que no generan emisiones como CO2, monóxido de carbono u óxidos de nitrógeno, sino que producen únicamente vapor de agua y calor como productos residuales y, además, se pueden repostar en tres minutos: suena como una utopía, ¡pero son ventajas que la tecnología de pilas de combustible ya ofrece en la actualidad!
Por este motivo es considerado como la tecnología clave para un futuro libre de emisiones.

 

No es casualidad que, en la técnica de transporte, se apuesta en creciente medida por la «combustión fría» de las pilas de combustible.
Las carretillas de manutención que funcionen con hidrógeno, tales como carretillas elevadoras de horquilla, tractores de arrastre, etc., ya se utilizan en el mundo entero y juegan un papel cada vez más importante en la logística, entre otros, para reducir la huella de CO2 de las flotas de las empresas.
Además de permitir el funcionamiento limpio y eficiente en régimen de varios turnos y mejorar las condiciones de trabajo, estos «animales de carga» libres de emisiones ofrecen numerosas ventajas adicionales.

© BMW Group - Repostaje de un tren de arrastre propulsado por hidrógeno con el modelo WEH® TK16 H2 35 MPa

A diferencia de las carretillas de manutención alimentadas únicamente por batería, los homólogos que funcionan con hidrógeno convencen por su autonomía considerablemente mayor.
Asimismo, se eliminan los laboriosos cambios de batería, así como las estaciones de carga de batería o salas de baterías necesarias para este fin.
El repostaje se realiza de forma sencilla y rápida en una estación de repostaje de hidrógeno.

En este ámbito se emplea, sobre todo, la Boquilla de repostaje WEH® TK16 H2 35 MPa, que es idónea para el llenado rápido.
En la carretilla elevadora de H2 se encuentra la contrapieza: el Receptáculo WEH® TN1 H2 35 MPa. La unión giratoria integrada, situada directamente en la palanca de accionamiento, permite poner la boquilla de repostaje fácilmente en la posición de conexión óptima y colocarla en el receptáculo. Al accionar la palanca se establece la conexión estanca y se inicia el repostaje.

© BMW Group

Después del repostaje, la pila de combustible convierte el hidrógeno en energía eléctrica directamente en la carretilla. Esta se utiliza entonces para la propulsión de la marcha respetuosa con el medio ambiente y para el sistema hidráulico del vehículo.

Naturalmente, WEH ofrece muchos componentes más para el repostaje de hidrógeno, tanto para estaciones de servicio como para vehículos, tales como acoplamientos breakaway, filtros y válvulas antirretorno, todo ello para diferentes rangos de presión hasta 700 bar.

 
 

Back to Top